Segunda visita a la Línea Maginot:

La Casamata de Esch


IMG_4715


Se está convirtiendo casi en una costumbre, cada visita a París (por temas familiares) sirve de disculpa para ya de regreso a Munich, pasar una noche en algún pueblo en la frontera franco-alemana, que de casualidad ;-) siempre está cerca de alguna de las fortificaciones de la Línea Maginot abiertas hoy en día como museo.

La última vez fue en Bitche, donde pude visitar el Fuerte de Simserhof
que ya os mostré en "Apuntes de Historia" (una experiencia increíble que os recomiendo fervientemente si algún día estáis de visita por esas latitudes). Esta vez busqué otro pueblo tranquilo cerca de la frontera, en la zona de Alsacia, famosa por sus bosques y lagos con multitud de áreas recreativas. El pueblo se llamaba Seltz, si bien también podéis buscar por alojamientos cercanos en Hatten, donde incluso podréis visitar un museo dedicado enteramente a la Línea Maginot y que cuenta además con otras muchas sorpresas sobre temas militares, como un par de aviones expuestos (uno de ellos un bonito Mirage III), así como vehículos militares (por ejemplo, un carro de combate ruso T-34).

Seltz está a tan sólo 9 minutos en coche (según mi TomTom) de la Casamata de Esch, en la orilla de la carretera que va desde Seltz a Hatten, pasando por medio de bosques interminables. A la derecha de la carretera, saliendo de Seltz, y casi a un paso de la entrada del pueblo de Hatten, podréis ver la silueta de un búnker, con un tanque Sherman encaramado en la parte superior del fuerte. Alrededor se encuentran también diversas torretas de artillería ligera, semienterradas, junto a los restos de unas barreras antitanque, sin duda réplicas exactas de las que trataron de frenar el avance de los Panzers durante la Operación Nordwind, en Enero de 1945.

IMG_4630

IMG_4707

IMG_4704


La violencia de los combates vividos en este área, en especial en el búnker, son evidentes a simple vista. Por cada lado de las paredes del fuerte, son visibles innumerables impactos de proyectiles de todo tipo (desde arma ligera hasta artillería de gran calibre). Los que más asombro me causaron fueron los impactos de carga hueca que reventaron partes exteriores de algunas torretas de tiro, dejando la estructura de acero y hormigón armado casi como si fuera plástico arrugado.

IMG_4637

IMG_4642

IMG_4644

El búnker o casamata se puede visitar por dentro también, aunque según ponía el cartel en la entrada, sólo se abre los domingos. El resto del recinto está completamente abierto, sin ningún coste de admisión.

Un tanque americano M4 Sherman da un toque muy especial al fortín, en homenaje a las batallas de carros entre aliados y alemanes que vieron especial ferocidad en el área de Hatten, según cuentan las crónicas sobre la Operación Nordwind.

IMG_4677

IMG_4690

IMG_4679

Más abajo os incluyo una galería de fotos, donde podéis ver muchísimas más fotos del Sherman desde distintos ángulos.

A modo de resumen histórico de lo acontecido aquí durante la Segunda Guerra Mundial, deciros que este fuerte fue construído en 1931 como parte de las fortificaciones fronterizas que más tarde serían designadas como la Línea Maginot. Hace mucho tiempo, siempre tendía a pensar que la Línea Maginot era toda una línea fortificada inexpugnable e impenetrable, similar a una muralla medieval o al Muro de Adriano que los romanos levantaron en Escocia. En realidad la Línea Maginot estaba constituída por varias fortificaciones independientes, situadas en puntos claves que controlaban accesos importantes necesarios para cualquier avance de tropas provenientes del lado alemán. Entre ellas había pueblos, como el de Hatten o el de Bitche, zonas de trampas antitanque, o bien bosques o lagos que actuaban de barreras naturales ante cualquier avance militar. La construcción se hizo basándose en toda la experiencia sobre asedios de artillería pesada, acumulada durante la Primer Guerra Mundial, con la idea de hacer una línea de fuertes autónomos que frenaran cualquier avance enemigo y pudieran resistir durante semanas cualquier asedio, sin perder en ningún momento la capacidad operativa.

Lo que no se sabía en aquella época (comienzos de la década de los treinta) es que los Panzers alemanes atacarían Francia en 1940 desde el norte, asediando primero Holanda, Bélgica y Luxemburgo (¡países neutrales! con muy pocas defensas del calibre necesario para frenar una Guerra Relámpago), atacando después la Línea Maginot por detrás, lógicamente una labor para la que nunca se había pensado. Muchas de las fortificaciones se rindieron sin apenas disparar sus armas, como la Casamata de Esch. Otras resistirían un tiempo breve, hasta que casi todas se entragaron a los alemanes el 1 de Julio de 1940, seís días después de firmarse el Armisticio. La guarnición de la Casamata de Esch comprendía 21 soldados y tres oficiales, que pasaron a englosar la lista de prisioneros franceses tras la victoria alemana, acabando muchos de ellos en granjas de Alemania como "mano de obra gratuita".

El ejército alemán ocupó Esch con fines militares hasta el 13 de Diciembre de 1944, cuando las tropas aliadas liberaron Hatten y las inmediaciones sin nigún tipo de resistencia. Poco duraría la alegría. El 31 de Diciembre de 1944, a media noche, comenzaría una de las últimas ofensivas a gran escala del ejército alemán, la Operación Nordwind, con elementos de la 21 División Panzer y la 25 División de Granaderos Panzer alcanzando Hatten el 8 de Enero de 1945, en el sector protegido débilmente por la 14 División Acorazada de los Estados Unidos. Los combates entre los tanques de ambos ejércitos fueron feroces. Las bajas norteamericanas en torno a Hatten y Esch fueron de 220 entre muertos y desaparecidos, más casi mil heridos. Las tropas marroquíes francesas liberarían de nuevo este sector el 18 de Marzo de 1945.

Los comienzos prometedores del avance alemán, coordinados con la operación que se desarrollaba al mismo tiempo en las Ardenas (el último gran ataque Panzer de la Segunda Guerra Mundial), que mantenía muy ocupadas al grueso de las fuerzas aliadas en el frente occidental, no durarían mucho. Con las tropas americanas luchando en tres frentes, el avance alemán llegó a su fin el 25 de Enero de 1945, coincidiendo con los primeros refuerzos que Eisenhower había mandado a toda prisa desde las Ardenas para evitar un colapso del VII Ejército. La Operación Nordwind, que según palabras del propio Hitler no tenía otro fin que la aniquilación del mayor número de tropas aliadas que fuera posible, terminó en otro baño de sangre, costando más de 50.000 bajas a ambos bandos entre muertos y heridos.

La Casamata e Esch quedaría en el olvido, hasta 1982, conservando todos y cada uno de los impactos sufridos durante Nordwind. En 1986 se abrió para el público, decidiendo no restaurar su estado y mostrar así la crudeza de las batallas vividas durante Enero de 1945.


IMG_4635

Haced click aquí para ver
muchas más fotos de mi visita
a la Casamata de Esch

IMG_4721


Texto y fotos
copyright ©
2014 de Raúl Corral
IMG_4691



volver a Webmodelismo.com - Apuntes de Historia

volver a webmodelismo.com_portada